Beneficios de las carillas dentales

Las carillas dentales son finas láminas, que pueden ser de composite o de porcelana, que se colocan en la cara frontal de los dientes para transformar por completo tu sonrisa. Se trata de un tratamiento relativamente sencillo, poco invasivo, que puede solucionar diferentes problemas de estética dental, como dientes rotos, torcidos o teñidos por el café, el vino, el tabaco, o por medicamentos como las tetraciclinas.

Estas láminas pueden ser de distintos grosores, dependiendo del diente al que deban adaptarse. Para los casos de dientes manchados, es recomendable realizar un blanqueamiento dental previo, ya que las carillas, al ser tan finas, son translúcidas.

¿Qué problemas pueden solucionar las carillas estéticas?

  • Malposiciones dentarias: Una malposición leve puede resolverse con carillas de forma solvente y con resultados estéticamente perfectos.
  • Diastema: Para muchas personas, un diastema es un problema estético de primera magnitud. Con las carillas cerrarás esos espacios y, de paso, la encía quedará más resguardada.
  • Enfermedad periodontal: la periodontitis necesita su propio tratamiento, para detener la infección y dejar sanas las encías y el tejido de soporte de los dientes. Si todavía no tienen excesiva movilidad, unas carillas dentales tras tratar la periodontitis pueden, por un lado, devolverte la estética, y por otro, consolidar una dentición debilitada.
  • Bruxismo: como en el caso anterior, el bruxismo necesita su propio tratamiento, la férula de descarga. Sin embargo, en los casos en los que se produce un desgaste dental importante, las carillas dentales pueden ser una solución adecuada para recuperar la funcionalidad y la estética de la cavidad oral.

Si te reconoces en alguno de los casos, no lo dudes y contacta con nosotros.

 

Search

+